12 mayo, 2021

🐌 ¿Qué es el slow learning y por qué es importante?

El slow learning es un concepto, como muchos otros, que hemos adoptado del inglés para hablar de una tendencia o movimiento educativo que pretende dotar de una visión más profunda el aprendizaje que se da en las escuelas en la actualidad.

Slow learning

Si buscamos en Wikipedia la definición de slow learning encontramos algunas ideas que dejan entrever las bases de este pensamiento o movimiento que, como decimos, pretende virar la educación tal y como la tenemos concebida.

La educación lenta (slow learning) se basa en los enfoques socráticos, adaptables y no basados en estándares para la enseñanza. [...] es en parte una reacción a los excesivamente compactos requisitos de contenido que los profesores están experimentando en los currículos [...], lo cual muchos educadores encuentran que los estudiantes no pueden cubrir en un año solo con suficiente profundidad.​

Fuente: Wikipedia

A continuación, realizaremos un análisis de alguna de las características y principios que tiene la "educación lenta" utilizando un símil usando los conceptos fast fashion y slow fashion, que vienen a representar unos ideales parecidos y que, creo, nos ayudarán a entender esta corriente educativa.

Slow fashion y slow learning

Seguro que has escuchado hablar en los últimos años del concepto fast fashion. Si no es así, la Wikipedia lo define como "un término contemporáneo utilizado por cadenas de moda para referirse a diseños que salen rápidamente de la pasarela para capturar tendencias de moda actuales." Es decir, la acción por parte de las industrias de estar constantemente sacando nuevas prendas de ropa para generar la necesidad en los consumidores de seguir comprando para "estar a la moda" y así generar más riqueza y beneficios.

Pues bien, junto con este término nació el contrario: slow fashion. Un poco más tarde, como viene siendo costumbre, se adaptó esta mirada al ámbito educativo, dos mundos que, aunque pueden parecer inconexos, veremos como los valores que persiguen están conectados y son extrapolables.

Ausencia de prisa y compulsividad

  • Slow learning. Se basa y defiende el respeto de los ritmos de aprendizaje de los niños y niñas, comprendiendo que cada uno tenemos unas características, intereses y necesidades que nos hacen adquirir los conocimientos siguiendo procesos parecidos pero nunca iguales. Además, en coherencia con este respeto a la velocidad adquisitiva de cada uno, se le añade la supresión de la necesidad de aprender grandes cantidades de conocimiento que perduran cortos periodos de tiempo en nuestra memoria.
  • Slow fashion. Al igual que el slow learning, en el mundo de la moda esta corriente opta por un uso ético de las prendas de vestir, aprovechándolas y sacándoles el máximo partido antes de tirarlas a la basura o de perderlas en el fondo de nuestro armario. En consecuencia, nunca adquiriremos muchísimas prendas de ropa con el mismo fin (por ejemplo, 25 camisetas de manga corta), sino que tendremos unas pocas a las que sacaremos el máximo partido posible hasta que las tengamos que "actualizar" o "modificar", como a los conocimientos.

Calidad, no cantidad

"Lo barato sale caro" solemos decir cuando se nos rompe algún aparato del que cuestionábamos su calidad por el precio que pagamos cuando lo adquirimos. Pero, ¿por qué no nos llevamos este dicho al mundo educativo? Es verdad que no pagamos por la adquisición de conocimientos, pero sí podríamos interpretar esta frase como "la adquisición de conocimientos de una forma superficial sale cara". Y no porque vayamos a pagar por ella, como digo, sino porque durante los siguientes años y cursos vamos a estar repitiendo una y otra vez las mismas cosas, comprobando que todo lo que hicimos los años atrás no sirvió de mucho. Aquí es cuando podemos decir que sí, es caro, por el tiempo invertido gastado.

En vez de gastarnos 25€ por cinco camisetas que, probablemente, nos durarán unos pocos meses, ¿por qué no invertir 100€ en cinco camisetas que nos durarán varios años o incluso (exageración) toda la vida? El tiempo que nos duren estas camisetas será más que suficiente para ahorrar y tener liquidez cuando queramos cambiarlas.

Ahora traslademos este aspecto a la educación. ¿Por qué no invertir un año en aprender y adquirir con profundidad cinco cosas? Estos cinco aspectos, adquiridos y entendidos, permitirán que podamos trasladar esos conocimientos y estrategias para adquirir muchos otros, cada vez de una forma más rápida y efectiva. Además, en este caso hablaremos de una inversión de tiempo ya que esos conocimientos serán "para toda la vida".

Único y limitado

La imperfección se celebra, no se ve como un aspecto negativo. Por tanto, el slow learning huye de los llamados estándares, al igual que el slow fashion. Imaginemos un pequeño taller que realiza camisetas de algodón natural, pagando a sus empleados sueldos dignos y que se preocupa por el medio ambiente. Posiblemente, huirán de la estandarización donde se imprimen miles de camisetas por hora. Por el contrario, tendrán un patrón que intentarán mantener para una determinada colección: color, tipo de textil, forma de trabajo, diseños, etc., pero que el no formar parte de una cadena estandarizada hará que cada camiseta sea, incluso con un detalle imperceptible, diferente.

Como venimos haciendo, llevemos esto nuestro terreno, a las escuelas. Obviamente vamos a seguir unos objetivos que van a ser similares para todo el mundo, con unas actividades, tareas y proyectos que intentaremos realizar de una forma estructurada y planificada. Ahora bien, sabiendo que cada alumno y cada clase es diferente, no podemos establecer un estándar que se basa en un niño o niña tipo y que no existe, sino que deberemos ser flexibles y dejar que cada uno y cada una se vaya desarrollando y se intente acercar a esos objetivos planificados de una forma individual, única y exclusiva, aunque sea por un pequeño detalle.

Otros principios del slow learning

  • Contrario al modelo industrial y productivo.
  • A favor de la sostenibilidad y la adquisición.
  • La necesidad de tiempo.
  • Fuera de estandarizaciones, respetando el ritmo.
  • Contrario a la "preparación para cuando sean adultos".

Tampoco todo son beneficios con el slow learning, también es complicado mantener la motivación, la curiosidad y el interés en el tiempo. Además, esta personalización del aprendizaje conlleva mucho más tiempo para la preparación de las sesiones y la individualización del aprendizaje.

La "nueva educación" y la sociedad

Toda esta reflexión viene por el hilo que compartió el compañero José Blas (@jblasgarcia) acerca de la "nueva educación". Estamos en una sociedad que busca constantemente la inmediatez en todos los sentidos: compras, proyectos, envíos, resultados, etc., siendo que pocas cosas son realmente inmediatas. Y en educación me atrevería a decir que ninguna.

Para realizar una sesión exitosa, sea lo que sea que entendamos por esto, probablemente habremos realizado muchísimas menos buenas y nos habremos tenido que formar durante mucho tiempo. Ningún maestro o maestra sale de la facultad sabiendo realizar una sesión delante de 20 o 25 niños y niñas. Lleva tiempo.

Por ello, no olvidemos ser empáticos, ponernos en el lugar de nuestros niños y niñas y pensar lo que para nosotros y nosotras es la mejor forma de ayudar a que los alumnos y alumnas se desarrollen. No caigamos en "tengo que acabar el libro", porque viene con un temario impuesto por una editorial que, muchas veces, no se adecua como debería a lo que nos marca la ley. Comencemos a crear, a pausar y a ver la lentitud como un aspecto necesario, sobre todo en el aprendizaje.

ISAAC GUERRERO

Maestro de inglés. Cofundador de Somprojecte y creador del boletín Claustro Virtual. A veces escribo con la izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hecho con 💙 por Isaac Guerrero
©2021 Isaac Guerrero 🧑🏻 | Contacto
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram