19 octubre, 2022

🌳 Situaciones de aprendizaje ¿qué y características?

Las situaciones de aprendizaje son contextos “realistas” que creamos en el aula para fomentar un aprendizaje competencial a través de diversas actividades y tareas que nos permitirán adquirir unas habilidades para resolver un problema concreto o realizar un producto.

¿Qué son las situaciones de aprendizaje?

Una vez tenemos una definición que nos sirve como base, podemos continuar buceando por este concepto que, probablemente, hayamos escuchado cientos de veces desde que se publicó la LOMLOE.

Volvamos al inicio. De todas las palabras que utilizamos para definir las situaciones de aprendizaje yo me quedaría con:

  • Contextos “realistas”. Es decir, una situación de aprendizaje no es una unidad didáctica en la que presentamos un tema descontextualizado y lo completamos con actividades, tareas y juegos. En las situaciones de aprendizaje el contexto es clave. Por ello, tendremos que plantear una situación que nuestro alumnado pueda encontrarse en la vida real.
  • Aprendizaje competencial. Todo lo que aprendamos y adquiramos debe tener utilidad para algo. ¡Cuidado! No nos sirve decírselo a los niños y niñas. ¿Te suena la frase “cuando seáis mayores veréis como tenéis que hacer divisiones de tres cifras para [añadir aquí lo que quieras]”? Aquí la clave está en que lo experimenten, lo vivan y lo utilicen en el contexto escogido para resolver un problema.
  • Resolver un problema. ¿Qué hay más útil, motivador y competencial que resolver un problema que me “afecta” y es cercano a mí? Planteamos una incógnita, adquirimos conocimientos y competencias mediante tareas y actividades y, finalmente, resolvemos ese problema.
  • Actividades y tareas. Para adquirir las competencias y saberes básicos (contenidos) deberemos diseñar y realizar diferentes propuestas que nos permitan mejorar o crear nuevas habilidades para resolver el problema propuesto. Obviamente, debemos intentar que sean significativas para el alumnado (y competenciales).

Bien. Ya nos vamos haciendo la idea de lo que es una Situación de Aprendizaje.

¿En que se diferencian con las Unidades Didácticas?

En este punto no me excederé mucho. La Situación de Aprendizaje (SA) es como una Unidad Didáctica (UD) a la que le han dado muchas vitaminas para que sea mejor. Son parecidas, pero una tiene más beneficios que la otra. Destaco dos diferencias:

“Planificar con situaciones de aprendizaje no significa abandonar las tradicionales Unidades Didácticas, sino cambiar el enfoque pedagógico”

@mallemar
  • La UD suele venir sin contexto. Vamos a estudiar esto o lo otro porque es lo que nos dicen. Igual estamos en un pueblo de interior y estamos estudiando la evaporación con ejemplos del mar (que igual hay niños y niñas que no han llegado a ir). ¿Por qué no le preguntamos al alumnado por qué en verano el lago y el río del pueblo bajan con muchísima menos agua que en invierno? [Contexto + problema a resolver]
  • La UD, aunque a veces sí lo tienen, tampoco llevan demasiadas actividades competenciales (sobre todo las de los libros). Rellenar huecos, copiar palabras, contestar preguntas que solo tienen una respuesta, etc. Siguiendo con el ejemplo de la evaporación, parte del alumnado llegará a la conclusión de que hay menos agua porque no llueve (podemos estudiar el clima), porque se evapora más rápido por el calor (proceso de evaporación), porque se utiliza más agua para las piscinas (ODS)… ¿Todas correctas? Sí. ¿Todas diferentes? Sí.

¿Y en qué se parecen?

Tienen bastantes aspectos en común, todos clave para poder desarrollar un aprendizaje efectivo. Entre ellos destacamos los objetivos, conceptos, saberes básicos (contenidos), criterios de evaluación, actividades, tareas e incluso un producto final.

Al igual que en una UD tenemos diversas actividades y tareas que vamos completando para alcanzar los objetivos propuestos, en una Situación de Aprendizaje pasa exactamente lo mismo.

Ahora bien. ¿Pueden haber Unidades Didácticas dentro de las Situaciones de Aprendizaje? La respuesta rápida es sí. Pero depende de la nomenclatura que le demos. Aquí viene el ejemplo.

Seguimos con nuestro problema de la evaporación. Recordemos que la Situación de Aprendizaje, el contexto, era saber y entender por qué nuestro lago y el río (que pasa por al lado de casa de mi tío) está casi seco en verano. Como hemos visto en la sección anterior, aquí podemos trabajar una cantidad de contenidos alucinante. ¿Cómo organizamos estos contenidos? Por Unidades Didácticas, bloques de conocimiento, temas o como lo queramos llamar.

Boletín Educlaustro

Si te apasiona la educación tanto como a mí, cada domingo te envío a tu correo recursos, herramientas, reflexiones y conceptos educativos para que sigamos aprendiendo.

👉 Únete aquí

Características de las Situaciones de Aprendizaje

Algunas de las características que, creo, tienen las Situaciones de Aprendizaje ya las he comentado en el primer apartado: contextos realistas, competencias o resolución de problemas. Pero hay otras que son igual de importantes y que no deberíamos pasar por alto.

  • Requieren diversas organizaciones. Y sí, digo requieren. No podemos realizar una Situación de Aprendizaje (y me atrevería de decir que Unidad Didáctica tampoco) organizando al alumnado de una sola forma. Debemos crear tareas y actividades individuales, en parejas, en pequeño grupo y también para toda la clase. Según los objetivos de la tarea, será mejor una disposición u otra. Por ejemplo, en un debate, una explicación sobre un concepto o las instrucciones para llevar a cabo un proceso, se pueden hacer en gran grupo. Esta es una de las características esenciales.
  • Hay que tener en cuenta los centros de interés del alumnado. Lo podemos hacer con una sencilla pregunta que desemboca en un complejo problema para el docente: “¿Qué queréis saber?” Lo sé. Problemón. Nos juntaremos con decenas de preguntas, cada cual más variada. Nuestra tarea sería agruparlas, reinterpretarlas y partir de ellas para trabajar los saberes básicos, competencias específicas, clave y conseguir así los objetivos propuestos. ¡Ah! Además de tener (o intentar) que ligarlo con el contexto del alumnado.
  • Podemos concluir con la elaboración de un producto. La resolución del problema puede desembocar en la realización de un producto. Una maqueta, un episodio de un podcast, un vídeo, una presentación, un lapbook, un corto, una revista para el pueblo, etc.
  • Normalmente son globales. Las Situaciones de Aprendizaje no engloban tan solo un área, sino que trabajan e integran los saberes básicos y competencias de diversas.

Un comentario no solicitado. Yo, como con cualquier otra cosa, comenzaría realizando las Situaciones de Aprendizaje centrándome en un área específica. ¿Qué quiero decir? Que la programaría teniendo en cuenta los objetivos, criterios, saberes básicos y competencias de una única área.
Así, será más fácil programarla, planificarla y evaluar al alumnado formativamente. Esto no quiere decir que, por descontado, trabajaremos otras competencias, habilidades y saberes básicos de otras áreas “sin querer”.
Una vez controlemos la planificación y creación de estas situaciones para un área, podemos intentar añadir los criterios, objetivos y saberes de otras (esta vez a propósito) para cumplir con este carácter global y transversal.

¿Cómo programamos una Situación de Aprendizaje?

Aquí creo que hay muchas formas. De todas las que he encontrado y teniendo en cuenta mi propia experiencia, destacaría esta secuenciación (tampoco la tomes al pie de la letra, cada uno/a tenemos nuestra manera de trabajar que mejor se adapta a nuestras características y necesidades). Prueba, pregunta, mira, cambia y perfecciona.

  1. Centro de interés. ¿Qué les interesa a nuestro alumnado? Como he nombrado antes, esto es un rompecabezas para los y las docentes. Nos podemos juntar con muchísimas preguntas que son difíciles de encajar para trabajar los aspectos del currículum (pero no imposibles). Importante reflexionar, agruparlas y conseguir ligarlas con los objetivos, competencias y saberes que queremos trabajar. Experiencia propia. Este año (2022-23) comenzamos el área de ciencias preguntando al alumnado lo que quería saber. Nos juntamos entre 4ºA y B con más de 50 preguntas. Nuestra faena fue agruparlas por temáticas, secuenciarlas y… 👇
  2. Desarrollar la concreción curricular. Es decir, qué objetivos queremos conseguir, qué competencias van a ser necesarias y cuáles han de adquirir, qué saberes básicos nos exige la ley y qué criterios seguiremos para completar una evaluación formativa.
    En cierto modo, estamos llevando sus preguntas a nuestro terreno, a ser coherentes con lo que nos exige la ley. ¡Ah! Por cierto, no creáis que esto está todo planificado desde el primer día. Vamos “andando y viendo”, esto nos da flexibilidad para adaptar, virar y pensar sobre la mejor manera de continuar. Es difícil y requiere muchas horas de coordinación y preparación, pero este año aprovechamos cada segundo.
  3. Justificación. En mi opinión, teniendo bien realizada la concreción curricular del proyecto, este punto no es tan importante ya que la realización de la Situación de Aprendizaje queda más que justificada con los aspectos legislativos. Sí que es cierto que si, en vez de partir directamente de sus propios intereses (como hicimos nosotros) lo hacemos del contexto cercano, podría ser interesante justificar por qué hemos elegido esa situación o contexto y cómo ayuda al desarrollo del alumnado.
  4. El problema. ¿Qué tienen que descubrir? Este punto es importante. Será el gran objetivo que tendrá nuestro alumnado (en el ejemplo de antes, saber por qué hay menos agua en el río y lago en verano). Es interesante plantearlo de tal forma que motive al alumnado. Ya puede ser por gamificación, dándoles roles específicos o porque crearemos un producto final que será de gran ayuda al pueblo y se presentará en el ayuntamiento. Creatividad al poder.
  5. Metodología y materiales. Aquí ya entramos en materia. En lo que nos gusta. Pensamos cómo vamos a conseguir resolver (o no) el problema y garantizaremos que todo el alumnado desarrolle los objetivos, competencias y saberes básicos.
  6. Desarrollamos las actividades y tareas. También las secuenciamos. A nosotros nos ayuda mucho establecer desde un inicio aquellas actividades que serán evaluables. Es decir, obviamente la evaluación es continua y estamos observando y tomando nota tanto como podemos, pero el hecho de marcarnos 3 actividades diferentes (con sus criterios y feedback correspondiente) hace que estemos muchísimo más activos en la toma de notas (no numéricas). Además, el establecer 3 actividades para evaluar la misma competencia dota al alumnado de oportunidades para mejorar lo que ha hecho previamente y, con nuestro feedback y el de sus compañeros y compañeras, desarrollarse más efectivamente.
  7. Muy ligado al punto anterior, los instrumentos y herramientas de evaluación (Educlaustro rúbricas). Ya tenemos las actividades pensadas, ahora bien ¿cómo las evaluamos? ¿Rúbricas? ¿Listas de cotejo? ¿Portfolio? ¿Dianas de aprendizaje? ¿Diario de aprendizaje? ¿Hojas de ruta?
  8. Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA). Importante también, y muy relacionado con el punto 6. Demos oportunidades para adquirir la información por diferentes canales, observando y analizando barreras con tal de eliminarlas. Personalmente, es una de las tareas que más me cuesta. Para agilizarla, creo que la concreción curricular es indispensable.

Conclusión

Y una breve conclusión. Creo que las personas que ya habíamos trabajado alguna vez con Aprendizaje Basado en Proyectos o Problemas, Aprendizaje Servicio o Aprendizaje Cooperativo, en cierto modo, habremos realizado alguna Situación de Aprendizaje sin apenas saberlo.

Las nuevas nomenclaturas, aunque al principio generen frustración, estrés e incomprensión, puede que conlleven un proceso bastante parecido al que ya veníamos haciendo. ¿Creo que las situaciones de aprendizaje son un gran cambio? En mi opinión no. ¿Es un escalón para hacer la educación más significativa y competencial? Creo que sí.


📚 Fuentes consultadas e inspiración:

ISAAC GUERRERO

Maestro de inglés. Creador del boletín Claustro Virtual. Fui el cofundador de Somprojecte. A veces escribo con la izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hecho con 💙 por Isaac Guerrero
©2021 Isaac Guerrero 🧑🏻 | Contacto
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram