28 octubre, 2019

👦🏾👧🏼 Lo que la empresa tiene que aprender de las escuelas

Me flipa la multiculturalidad de Canadá, más específicamente de Vancouver. Es algo con lo que alucino. Respeto, convivencia, comprensión y armonía hacen de esta sociedad una de las más inclusivas del planeta. Pero, no todo va a ser positivo. Este hecho y que el país sea un "recién nacido" hacen que el segundo país más grande del mundo en cuanto a extensión no tenga una cultura y tradiciones propias o, en definitiva, una identidad. Aunque, pensándolo bien, ¿no es una identidad el tener una "identidad multicultural" e inclusiva?

Hace un par de semanas empecé a trabajar en una escuela pública de Vancouver como monitor de actividades antes y después de la escuela. Esto me ha permitido observar a diario las interacciones y relaciones entre los alumnos, maestros y maestras y los familiares, destacando este intercambio y convivencia de culturas que nunca antes había visto en España con tanta variedad. Reflexionando sobre ello querría destacar varios aspectos de los que podemos aprender.

Importancia del inglés

El primero, y esencial. En un mundo globalizado donde tanta gente y tan diferente conviven se ha establecido la lengua anglosajona como herramienta de comunicación común. Eso destaca y apoya la necesidad de aprenderla, ya no a un nivel gramaticalmente correcto, sino a un nivel comunicativamente eficiente, permitiendo intercambiar mensajes con cualquier persona.

Esperando a los niños y niñas en el pasillo se formó una imagen muy común en los colegios, pero esta vez tenía algo particular. En frente de cada clase habían padres, madres, abuelos, abuelas, tías y tíos esperando a que los alumnos saliesen del aula. El aspecto particular era la diversidad. En España (hablo de los ambientes en lo que me muevo yo) estamos acostumbrados a convivir con una o dos culturas diferentes, pocas más. Por contra, aquí todos éramos diferentes: chinos, japoneses, indios, canadienses, africanos, israelís, europeos, etc., todos hablando su lengua materna y vistiéndose acorde a su cultura.

Una vez los niños y niñas acabaron la jornada lectiva el alboroto aumentó y ahí se creó, en parte, la magia. El inglés como lengua común de comunicación con trazas de muchas y diferentes lenguas que iban combinándose y cambiando según con quien se comunicaban los niños: con sus compañeros o con sus familiares. La imagen perfecta del mundo actual: todo tipo de personas, con diferentes culturas y procedentes de diferentes países utilizando el inglés como lengua base sin olvidar ni dejar de utilizar sus lenguas maternas. Simplemente genial.

Aumento del aprendizaje

Con la diversidad se aprende más. Estos niños están relacionándose y viviendo (en parte) todas las culturas de cada uno de sus amigos y amigas. Estoy seguro que con la creatividad, la curiosidad y el interés por aprender los chavales y chavalas irán conociendo porqué en algunas culturas las mujeres llevan un velo o porqué durante un mes no comen hasta la puesta de sol o porqué en algunos países tienen un calendario diferente o comen una comida un tanto extraña y desconocida para ellos.

Además, fomentará su pensamiento crítico y ya desde bien pequeños podrán establecer comparaciones y valorar lo que van conociendo para poder decidir y opinar si están de acuerdo o no con lo que se hace en su propio país o en otros de alrededor de todo el mundo.

Por otra parte, la disminución del racismo es una de las consecuencias más importantes de esta sociedad multicultural. Los niños crecen junto con muchos otros y pueden apreciar mucho más las similitudes y los aspectos que nos asemejan.

El mundo empresarial

Las empresas deberían aprender de los colegios. En la actualidad existe una búsqueda continua para formar equipos multidisciplinares y multiculturales en los que cada miembro aprende y se nutre con y de sus compañeros gracias a las diferencias y los distintos puntos de vista para mejorar un producto. Y es aquí donde los grandes empresarios se encuentran uno de los mayores problemas: ¿cómo gestiono un grupo tan diferente?

En la escuela ya vienen por defecto estos grupos que buscan en la actualidad las empresas más grandes. Equipos de diferentes niveles, inquietudes, gustos, personalidades y, lo más importante, creatividad se pueden encontrar en casi cualquier aula de cualquier escuela. ¿Por qué cuesta tanto crear estos equipos cuando somos adultos si ya los tenemos formados desde el colegio? Los niños no entienden ni discriminan por razas, culturas o tradiciones. Juegan, cooperan y aprenden todos juntos. Los maestros son líderes nivel experto. Creedme si os digo que si eres capaz de dirigir y guiar a una clase de 25 alumnos con diferentes inquietudes, problemas, culturas y comportamientos, eres capaz de liderar a un equipo que rema hacia un mismo objetivo.

Las empresas tienen mucho que aprender de la escuela, de su funcionamiento y de su capacidad de gestión de personas. Al final, las escuelas no son una isla que está aislada de la sociedad donde formamos a futuros empleados. Hay que formar a personas con criterio, capaces de resolver problemas y cuestionarse las cosas y la multiculturalidad y el trabajo en equipo es una buena forma para conseguirlo.

ISAAC GUERRERO

Maestro de inglés. Cofundador de Somprojecte y creador del boletín Claustro Virtual. A veces escribo con la izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hecho con 💙 por Isaac Guerrero
©2021 Isaac Guerrero 🧑🏻 | Contacto
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram