10 febrero, 2022

🗣 Actividades en parejas para que el alumnado hable inglés en clase

En este artículo vemos cómo realizar una secuencia con la que crear actividades para que el alumnado hable inglés en clase. En este caso nos enfocaremos en la realización de tareas por parejas, en las que los niños y niñas deben interactuar utilizando las estructuras y vocabulario que estemos trabajando para completar la tarea.

Para ello, es importante que antes de empezar analicemos cómo funciona la adquisición de una lengua. En una frase, podríamos decir que comenzamos necesitando muchísimo input, por lo que la escucha (el listening) va a ser fundamental en la primera fase de adquisición. Más tarde, cuando nos sentimos confiados, empezamos a producir palabras (speaking), que son el resultado de la imitación. Luego, somos capaces de ver una palabra y, además de saber lo que es, conocer su pronunciación (reading). Para, finalmente, recordar cómo se escribe y poder plasmarla nosotros y nosotras mismas (writing).

Es cierto que estas habilidades, en nuestra clase de inglés, se desarrollan de una forma integrada, pero siempre tendríamos que tener en mente esta secuencia, ya que es la forma natural de adquirir cualquier idioma. Este tema lo dejamos para otro artículo

Equilibrio entre lengua materna y lengua extranjera

En muchas ocasiones escuchamos las palabras "inmersión lingüística" como clave para adquirir una segunda lengua. Y, aunque no le falta razón, la realidad de las escuelas es distinta.

La inmersión lingüística funciona cuando la mayoría de nuestro tiempo, dentro y fuera de la escuela, estamos sumergidos y continuamente expuestos a la segunda lengua. En los colegios, normalmente, los niños y niñas se exponen a la lengua entre 3 y 4 horas semanales, lo que hace muy difícil que se dé esta inmersión.

Dentro de las aulas yo abogaría por un equilibrio entre la L1 y L2. Es decir, intentar que la exposición del alumnado a la L2 sea la máxima posible, pero sabiendo las características y realidades que tenemos. Con un ejemplo lo veremos mejor. Si explicamos todas las actividades y damos todas las instrucciones en inglés, vamos a tener que repetir muchísimo, de muchas formas y con muchos apoyos para lograr la comprensión del alumnado. Por lo que puede que al final de la sesión la única persona que ha hablado sea el o la docente. En este caso han tenido muchísima exposición a la lengua pero, ¿la han usado? ¿se han aburrido escuchando solo al o la profe? ¿es útil? ¿hemos realizado actividades para que el alumnado hable en inglés en clase?

Por tanto, es esencial decidir en qué momentos tenemos que apoyarnos en la L1 y en qué momentos nos (y les) tenemos que exigir el uso de la L2.

Secuenciación de actividades para que el alumnado hable en inglés en clase

En esta ocasión, vamos a desarrollar una secuenciación de actividades para que el alumnado hable en inglés en clase con una organización en parejas, cuya finalidad es que hablen e intercambien información, aunque ya hablamos de la organización por estaciones de aprendizaje. Para ello, necesitamos un information gap entre los dos miembros de la pareja, es decir, uno tiene información que el otro necesita.

La estructura que podríamos utilizar para preparar este tipo de actividades podría tener la siguiente forma:

  1. Antes de la clase. Preparamos los materiales y la actividad que vamos a hacer. ¿Necesitamos imprimir copias? ¿Todas iguales o diferentes? ¿Qué tiene que hacer el alumnado con ellas? ¿Qué estructuras vamos a trabajar? ¿Y vocabulario? Sería conveniente también que pensásemos alternativas para la actividad, como por ejemplo qué hacer si hay un trío.
    ➡️ Ejemplo. Les voy a dar a mis alumnos fotos de un paisaje montañoso con diferentes animales. Hay cuatro fotos distintas, con el mismo fondo, pero diferentes animales. A cada uno de la pareja, una foto distinta. Si hay un trío, lo pueden hacer con tres fotos en vez de dos, ya que la dinámica consiste en dibujar. Trabajaremos el there is/are y the animals.
  2. Lead in | Warm up. En esta fase preparamos al alumnado para la actividad principal. El objetivo es fomentar el interés, la motivación, atención y recordar o "elicitar" sus conocimientos previos. Podemos hacer muchísimas actividades diferentes.
    ➡️ Ejemplo. Presentamos un dibujo o imagen de una playa. Según el nivel podemos pedirles que nos digan qué meses del año van a la playa, con quién, qué hacen, qué les gusta, etc. O, simplemente, que nos digan los objetos que pueden ver en la imagen o que podrían encontrar en una playa y nosotros los dibujamos o añadimos. Si utilizamos Canva o Genially podríamos añadirlos en ese instante.
  3. Explicación de la actividad y agrupamientos. Recomendaría hacerlo en este orden. Si agrupamos y después explicamos, el alumnado ya estará nervioso, su impulso será hablar con su compañero/a y será mucho más difícil captar y mantener la atención.
    Una vez explicada la actividad, podemos agrupar al alumnado de diversas formas: a dedo, aleatoriamente, según su posición en clase (con el que está en frente, al lado, en la espalda), mediante categorías (mes de nacimiento, orden de lista, altura), etc.
    Una vez organizados/as, les entregamos la ficha o el material para trabajar. También es importante recalcar las normas básicas para que la actividad cumpla los objetivos propuestos.
    ➡️ Ejemplo. En este caso, sería imprescindible no enseñar ni ver la imagen de los compañeros. Por ello, antes de dar la hoja, diría un par de veces (apoyando con mímica) la importancia de no enseñarla. También el no hablar en castellano insistiendo en que pueden utilizar la libreta, el vocabulario, los modelos, gestos, etc., para completar la comunicación.
  4. Realización de la actividad principal. ¡Manos a la obra! Los y las estudiantes van practicando la estructura y el vocabulario propuesto mediante la imagen. Utilizan el there is/are y el compañero/a dibuja en su imagen aquellos animales la otra persona tiene.
    ¿Qué hacemos nosotros/as? Controlar, ayudar, guiar y dar feedback, intentando no interrumpir las conversaciones a no ser que sea impresncindible. Nos aseguramos que utilizan el inglés y vamos tomando notas de aquellas dificultades, aciertos y fallos que nos ayudarán a fomentar la accuracy.
  5. Cierre de la actividad. Cuando observemos que la mayoría de parejas han acabado, vamos concluyendo la actividad. Para ello, podemos avisar de que les quedan 2 minutos, 1 minuto y/o 30 segundos, para que todos sean conscientes de que deben ir acabando. Cuando volvamos a tener la atención del alumnado podemos preguntar a modo de autoevaluación si han utilizado el inglés, qué dificultades han tenido, cómo las han resuelto, si han aprendido, disfrutado...
  6. Post-Activity. En ocasiones, si nos queda tiempo, podemos plantear una última mini-actividad para acabar la sesión.
    ➡️ Ejemplo. Escribimos varias frases en la pizarra con el vocabulario que hemos trabajado y deciden si están bien o mal, presentamos el vocabulario y lo tienen que clasificar, realizan alguna rutina de metacognición tipo K-W-L, etc.

Durante toda esta actividad que hemos trabajado en parejas, podemos desarrollar una gran variedad de competencias que nos ayudarán a mejorar nuestra competencia comunicativa:

  • Fluidez o accuracy, depende del objetivo.
  • Pronunciación.
  • Incremento del vocabulario.
  • Mejora en el listening.
  • Interacción.

Es verdad que no es un role play y no estamos simulando una actividad real, pero para educación primaria o niveles bajos, en los que están en plena adquisición de estructuras básicas y vocabulario, yo lo he encontrado muy útil. Por un lado repiten muchas veces la misma estructura, por otro necesitan conseguir información mediante la interacción "real" y, por último, ponemos el foco en el alumnado, recibiendo input de sus propios compañeros/as.

Barreras de las actividades para que el alumnado hable en inglés en clase

Para ir acabando, debemos de ser conscientes de que, estas actividades, por muy participativas que sean, también tienen unas barreras y unas desventajas que tenemos que conocer. Una vez las tengamos en cuenta, la planificación, así como el desarrollo, podrá ser mucho más efectivo.

  1. Dificultad. Si los niños/as encuentran la tarea difícil porque no tienen las competencias, estructuras o vocabulario adquirido o no saben donde apoyarse (vocabulario, modelos, libreta, ejemplos...), se pondrán nerviosos y acabarán utilizando la lengua materna para completar la tarea lo más rápido posible.
  2. Herramientas y modelos. Ligado con la de arriba. Si no tienen apoyos, sobre todo en las edades de primaria y secundaria, será mucho más difícil que puedan producir el mensaje.
  3. Vergüenza. Esta también suele aparecer muchas veces. Para ello, establecer un clima de confianza en clase y hacer dinámicas para romper el hielo también es importante.
  4. Miedo al error. También muy unido con la creación de un buen clima de clase. Clarificando que los errores son comunes, necesarios y que nosotros/as también los cometemos.
  5. No haber entendido las instrucciones. Por lo que hablábamos al principio de apoyarnos con la L1. Si vemos que en inglés la mayoría de alumnado -tras haberlo dicho de varias formas, ejemplos, gestos y demás- siguen poniendo cara de póker, mejor que nos apoyemos un poco en la lengua materna.

📖 Fuente: "Learning Teaching. The essential guide to English Language Teaching." - Jim Scrivener.

ISAAC GUERRERO

Maestro de inglés. Creador del boletín Claustro Virtual. Fui el cofundador de Somprojecte. A veces escribo con la izquierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hecho con 💙 por Isaac Guerrero
©2021 Isaac Guerrero 🧑🏻 | Contacto
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram